Hacia una nueva cultura y organización en el diagnóstico y tratamiento del cáncer

Los avances de los últimos años han permitido identificar biomarcadores predictivos que se traducen en estrategias personalizadas para numerosos subtipos de tumores.

El primer tratamiento que recibe un paciente con cáncer es el que le proporciona más posibilidades de curación o respuesta.

En este foro se profundiza también en la estrategia I+D+I 2020 y las oportunidades para la investigación en cáncer.

La jornada, que se celebra en el Palacio de la Magdalena de Santander, está organizada por el Instituto Roche y la Fundación Instituto de Investigación Valdecilla (IDIVAL).

Santander, 24 de abril.- Los estudios moleculares permiten asignar terapia personalizada a numerosos tipos de cáncer, mejorando la supervivencia de los pacientes y reduciendo la toxicidad de los tratamientos. Esto implica una modificación profunda en protocolos diagnósticos y terapéuticos pero también un uso más eficiente de los recursos sanitarios. Así se pone de manifiesto en una jornada científica que tiene lugar hoy en el Palacio de la Magdalena de Santander, organizada por el Instituto Roche y la Fundación Instituto de Investigación Valdecilla (IDIVAL) y que cuenta con el aval científico de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y de la Sociedad Española de Anatomía Patológica.

Inauguración: Miguel Ángel Piris, Presidente de la SEAP, Pilar Garrido, Presidenta de la SEOM, Carlos León Rodriguez, Director Gerente del Servicio Cántabro de Salud y Jaime del Barrio Director del Instituto Roche.

En la reunión se debaten los retos y oportunidades que ofrece la terapia guiada por diagnóstico molecular en cáncer, congregando a especialistas en diagnóstico, tratamiento y gestión sanitaria que tratan de “hacer unas recomendaciones, consensuadas entre distintas sociedades científicas, que permitan la optimización del diagnóstico y tratamiento del cáncer en España”, afirma el Dr. Miguel Ángel Piris, Director Científico del Instituto de Formación e Investigación Marqués de Valdecilla y Presidente de laSociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP). 

En la inauguración, el Dr. Carlos León, gerente del Servicio Cántabro de Salud, recalca que “la medicina personalizada en Oncología ha supuesto una gran transformación, ya que ha aportado fármacos más seguros y con un coste menor, así como un poder diagnóstico más certero”. En su opinión, la formación y la investigación son “clave” en este ámbito, por lo que Cantabria apuesta por la recientemente estrenada Unidad de ensayos clínicos en primera fase del Hospital de Valdecilla, de aplicación en enfermos oncológicos.

 

El mejor tratamiento para cada paciente
El cáncer es un problema sanitario de primera magnitud y una de las principales causas de muerte en el mundo. La complejidad de su abordaje requiere, cada vez más, una estrecha colaboración entre distintos profesionales porque la selección del tratamiento es crucial para obtener las mejores expectativas de supervivencia, no solo cuando el objetivo es la curación si no también en etapas avanzadas del tumor.

 
Moderador y ponentes Mesa. Los miembros de la Mesa de debate sobre las aplicaciones de la Genómica en Cáncer: Alfredo Carrato, Jefe del Servicio de Oncología Médica. Hospital Ramón y Cajal, Francisco X. Real, Director del Grupo de Carcinogénesis Epitelial CNIO. Juan C Cigudosa, presidente de la AEGH y Gema Moreno, Jefa del Laboratorio de Investigación Traslacional de MD Anderson Cancer Center.

La mesa-debate titulada ‘Aplicación de la genómica en cáncer: opciones tecnológicas, análisis de datos e indicaciones, moderada por el Dr. Alfredo Carrato, Jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, aporta nuevas visiones respecto a los retos que supone la innovación. Así, el Dr. Juan Cruz Cigudosa, Jefe de Citogenética Molecular del CNIO, asegura que ya se está proponiendo “una estrategia de sustitución”, especialmente en el ámbito tecnológico: “Se produce un gran impacto económico, pero sobre todo profesional. Se abren nuevas opciones para los tecnólogos, los analistas de datos y otros especialistas que ahora son ‘rara avis’ en nuestros laboratorios”. 

Los progresos de los últimos años han permitido identificar biomarcadores predictivos que se traducen en estrategias personalizadas para numerosos subtipos de cánceres. Ello requiere, entre otras cosas, una estrecha colaboración multiprofesional que facilite obtener la biopsia más representativa y el diagnóstico morfológico y molecular más preciso. Como apunta la Dra. Pilar Garrido, Jefe de Sección del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid y Presidente de SEOM, la decisión de qué biomarcadores deben realizarse y en qué subgrupo de pacientes es clave; además, deben hacerse en un tiempo adecuado y con calidad contrastada”. 

Algunas formas comunes de cáncer se benefician de tratamientos dirigidos hacia dianas precisas, presentes en pequeños grupos de pacientes. Para el Dr. Piris, “seleccionar estos grupos de pacientes sensibles a terapias concretas es ahora nuestro reto, y tan solo una selección apropiada permitirá una razonable ratio coste/beneficio”. En este sentido, añade la Dra. Pilar Garrido, “sabemos que el primer tratamiento que recibe un paciente con cáncer es el que le proporciona más posibilidades y también sabemos que la personalización del tratamiento es una realidad en continuo proceso de cambio”. 

Cada año se detectan en nuestro país cerca de 200.000 casos de cáncer, pero solo hay una medicina apropiada para la mitad de ellos. Según apunta el presidente de la SEAP, cada enfermedad y cada paciente es distinto, por eso se necesita personalizar los tratamientos”. 

Los estudios genómicos, que analizan en cada paciente cómo es su tumor, son el recurso más innovador y útil que se conoce hasta el momento para lograr la personalización de las terapias en cáncer. Como ejemplo, el Dr. Piris resalta los avances logrados con estas técnicas en el “cáncer de pulmón o la leucemia mieloide crónica”. Especialmente paradigmático es el caso de la leucemia mieloide crónica, una enfermedad devastadora que hasta hace poco tiempo tan solo tenía como posible medida curativa el trasplante de médula ósea, asociado a un elevado riesgo de morbimortalidad; ahora, sin embargo, “estos enfermos se están beneficiando ya de una terapia más conservadora y dirigida, con una mínima toxicidad y que permite prolongar durante muchos años la vida a un elevado porcentaje de ellos”, indica el Dr. Piris. 

El desarrollo de las técnicas genómicas está permitiendo personalizar el diagnóstico y la terapia en muchos pacientes con cáncer; a juicio del Dr. Piris, “nos ofrece una oportunidad de mejorar, pero también suponen un reto”. Y es que, advierte, “estos recursos que se están incorporando ya a la práctica clínica habitual nos exigen cambiar en formación, control de calidad, acreditación,… siendo necesario y urgente desarrollar áreas de diagnóstico molecular, genómica y bioinformática”. 

Cuando se secuencia el genoma de un paciente, estamos obteniendo un puzzle de millones de piezas. Según el Dr. Miguel Ángel Piris, “es fascinante comprobar como ahora somos capaces de ordenar ese puzzle, y obtenemos una imagen/un mapa que sabemos entender e interpretar, y sobre el que podemos interaccionar”. 

En cuanto a la ‘Organización del proceso diagnóstico’, título de la mesa-debate moderada por el Dr. Enrique de Álava, Jefe de Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, los expertos analizan las opciones que ofrecen, por una parte, los laboratorios de referencia, frente a la descentralización de técnicas y gestión de la muestra y biobancos. En este tema hay bastante consenso, como explica el Dr. Luis Paz-Ares, Jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla: “Deben coexistir los dos modelos, y en ambos es importante la organización. Creo que es interesante tener uno o dos centros de referencia de análisis masivo con tecnología puntera. En general, todos estos centros deben fijar e implantar determinados criterios de calidad, pero, sobre todo, debemos exigir que los implanten. Los modelos de plataformas que existen, de iniciativa privada, son mejorables. Creo que los profesionales tendríamos que intervenir en su organización y funcionamiento, sería lo ideal”. 

En la misma línea, el Dr. Federico Rojo, Director Científico del Biobanco de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, asegura que, “además de la calidad, el sistema debería garantizar la equidad”. “Actualmente, probablemente no todos los pacientes tienen acceso a todos los análisis diagnósticos moleculares”, añade. Además, opina que “el paso de las pruebas por biobancos enlentece el diagnóstico, por lo que habría que revisar el proceso desde la recogida de las muestras hasta el tratamiento”. A modo de ejemplo, indica que “debe perderse el miedo a hacer más de una biopsia al paciente, porque se hace en su beneficio y tras valorar que merece la pena”. 

En este debate también interviene el Dr. Ramón Colomer, Jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital La Princesa de Madrid, quien reclama que “el diagnóstico molecular debe ser continuo, y no solo inicial”, y defiende que “las sociedades científicas tienen la responsabilidad de formar a los profesionales” en este ámbito.

 

Un frente común
En este contexto, resulta esencial la colaboración y el entendimiento de los distintos profesionales que, desde diferentes perspectivas, intervienen en el manejo del cáncer. Como destaca la Dra. Pilar Garrido, “la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP) y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) son dos sociedades comprometidas, para las que el manejo multidisciplinar y la selección del mejor tratamiento disponible para cada paciente con cáncer son prioridades irrenunciables”. 

Es por ello que hace años establecieron una estrategia común, liderando una iniciativa orientada a establecer consensos de biomarcadores predictivos para la selección de tratamientos, elaborados por expertos en cada tumor y revisados periódicamente. De esta forma, se promueve la estandarización y la calidad asistencial en los hospitales, lo que no sólo repercute de forma directa en el bienestar de cada paciente, que recibe de esta forma el mejor tratamiento disponible para su proceso, sino que al aplicar criterios de racionalización y selección, se ayuda al control del gasto sanitario. 

Como señala la Dra. Garrido, “no cabe duda de que las nuevas tecnologías para el diagnóstico molecular nos ofrecen excelentes oportunidades, pero a su vez crean nuevos retos organizativos y de gestión, sobre todo cuando queremos aplicarlas con criterios de equidad, sostenibilidad y rigurosidad”.

 

Mucho más atractivos

Durante la jornada se analizan, en formato de debate, las diferentes opciones tecnológicas de la aplicación de la genómica en cáncer. Se abordan también los retos del análisis de datos, la organización del proceso diagnóstico y la introducción de la innovación genómica y molecular en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Además, se exponen los diferentes modelos de enfermedad y estudios genómicos en algunos tipos de cáncer (pulmón, colon y melanoma). La Jornada cuenta también con la participación del Profesor Fabián Calvo, Director de Investigación del Instituto Nacional del Cáncer en Francia, y que presenta las principales iniciativas y estrategias que se están poniendo en marcha en el país vecino. Este especialista enumera los principales objetivos de la estrategia francesa NGS (next-generation sequencing): “Garantizar a todos los pacientes el acceso igualitario a los análisis de tipo molecular, de forma gratuita, tanto en la sanidad pública como en la privada, revisar la calidad de los test, y analizar no solo los tumores sólidos, sino también los casos de leucemia”.

Respecto a la introducción de la innovación genómica en el SNS, el Director Gerente del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, el Dr. César Pascual, asegura queen un plazo relativamente corto de tiempo, de unos cinco o diez años, nos encontraremos ante una auténtica revolución en el mundo de la medicina genómica que afectará significativamente a la manera de hacer medicina y a la utilización de fármacos”. 

La introducción de la innovación en el SNS siempre ha sido motivo de controversia, más en momentos de ajustes presupuestarios. La sostenibilidad del SNS, cuestionada ahora más, que nunca añade elementos de incertidumbre, especialmente a la hora de incorporar la innovación genómica y molecular. Sin embargo, señala el Director Gerente del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, “los datos disponibles y las proyecciones de futuro en el corto y medio plazo nos hacen pensar que la alternativa pasa por lograr financiación a base de desinvertir en lo poco útil, en lo ineficiente, en lo innecesario”.

Estrategia I+D+I 2020

En este foro se profundiza en la estrategia I+D+I 2020 y las oportunidades para la investigación en cáncer. El Dr. Antonio L. Andreu, Director del Instituto de Salud Carlos III, destaca la coincidencia de la elaboración de este Plan Estatal con el debate y elaboración del futuro marco de actuación en materia de I+D+I de la UE, ‘Horizonte 2020’. Tal y como apunta, “existe una clara coherencia y alineamiento de la estrategia europea y nacional, aunándose las actividades de investigación e innovación en una misma iniciativa y poniéndose el énfasis en la colaboración público-privada”.

Conferencia Andreu: El Director del ISCIII, Antonio L. Andreu, impartió una conferencia sobre las oportunidades que se abren a la investigación española y especialmente a través de nuevas fórmulas de cooperación público-privadas.

Desde el ISCIII se ha puesto en marcha un modelo de investigación que permita acelerar el proceso de transferencia desde la ciencia básica a la práctica clínica y las decisiones de política sanitaria, mediante los Institutos de Investigación Sanitaria, instrumento de investigación cooperativa (CIBER, RETIC) y el desarrollo de una agenda de innovación en salud. 

Este modelo es coherente con el “White Paper of the European Association for Predictive, Preventive and Personalised Medicine”, particularmente con el Report PPPM in Cancer: ‘Coordinación entre disciplinas y tecnologías: aceleración de la asociación (partnerships) entre la academia, investigación médica, clínicos, farma, y empresas de diagnóstico y biotecnología.Por otra parte, existe una creciente implicación del ISCIII en organismos internacionales, como la “Personalized Medicine Coalition” (PMC).

El Instituto Roche
Nació en 2004 con el objetivo de promover y difundir todos los avances en la secuenciación del genoma y en la nueva forma de diagnosticar y tratar las enfermedades. Es una institución independiente y sin ánimo de lucro cuyo objetivo es impulsar la Medicina Individualizada. Para ello, pone todo su esfuerzo en acercar los avances en Genética, Genómica y Proteómica a la sociedad, con el fin de mejorar la salud y la calidad de vida de las personas.

Esta institución apuesta por la multidisciplinariedad y la excelencia en colaboración con los profesionales de la salud, sociedades científicas, universidades, centros de investigación y hospitales, autoridades sanitarias y políticas, y organizaciones ciudadanas, que aportan su experiencia y conocimiento desde diferentes ámbitos.

Programa e inscripción a la Jornada