Terapia guiada por diagnóstico molecular: retos y oportunidades

Pilar Garrido Jefe de Sección del Servicio de Oncología Médica. Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid. Presidente de SEOM.

El cáncer es un problema sanitario de primera magnitud y una de las principales causas de muerte en el mundo. Sabemos que el primer tratamiento que recibe un paciente con cáncer es el que le proporciona más posibilidades y también sabemos que la personalización del tratamiento es una realidad en continuo proceso de cambio.

La complejidad del abordaje del cáncer requiere, cada vez más, una estrecha colaboración entre distintos profesionales porque la selección del tratamiento es crucial para obtener las mejores expectativas de supervivencia, no solo cuando el objetivo es la curación si no también en etapas avanzadas. En este sentido, los avances de los últimos años han permitido identificar biomarcadores predictivos que se traducen en estrategias personalizadas para numerosos subtipos de cánceres. Ello requiere, entre otras cosas, una estrecha colaboración multiprofesional que facilite obtener la biopsia más representativa y el diagnóstico morfológico y molecular más preciso. La decisión de que biomarcadores deben realizarse y en que subgrupo de pacientes es clave. Además, debe hacerse en un tiempo adecuado y con calidad contrastada.

La Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP) y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) son dos sociedades comprometidas para las que el manejo multidisciplinar y la selección del mejor tratamiento disponible para cada paciente con cáncer son prioridades irrenunciables. Es por ello que hace años establecieron una estrategia común, liderando una iniciativa orientada a establecer consensos de biomarcadores predictivos para la selección de tratamientos,elaborados por expertos en cada tumor y revisados periódicamente.De esta forma, se promueve la estandarización y la calidad asistencial en los hospitales, lo que no sólo repercute de forma directa en el bienestar de cada paciente, que recibe de esta forma el mejor tratamiento disponible para su proceso, sino que al aplicar criterios de racionalización y selección, se ayuda al control del gasto sanitario.

Por otro lado, no cabe duda de que las nuevas tecnologías para el diagnóstico molecular nos ofrecen excelentes oportunidades pero a su vez crean nuevos retos organizativos y de gestión, sobre todo cuando queremos aplicarlas con criterios de equidad, sostenibilidad y rigurosidad. El análisis de todos estos aspectos es el objetivo de la Jornada: “Terapia guiada por diagnóstico molecular en cáncer: retos y oportunidades” que convoca a diferentes especialistas para profundizar y discutir sobre los desafíos de la medicina personalizada en cáncer. Es una Jornada que cuenta con el aval científico de ambas sociedades y con la colaboración del Instituto Roche e IDIVAL (Fundación Instituto de Investigación Marqués de Valdecilla).

Coordinada por los presidentes de ambas sociedades científicas, Dres Pilar Garrido(SEOM), y Miguel AngelPiris, (SEAP), reúne a un destacado panel de expertos del ámbito de la oncología médica, anatomía patológica, biología molecular y gestión sanitaria, que analizarán en formato de debate las diferentes opciones tecnológicas de la aplicación de la genómica en cáncer. Abordará también los retos del análisis de datos e indicaciones,de la organización del proceso diagnóstico (laboratorios de referencia vs descentralización de técnicas, gestión de la muestra y biobancos) o de la introducción de la innovación genómica y molecular en el Sistema Nacional de Salud. Además, se expondrán los diferentes modelos de enfermedad y estudios genómicos en algunos tipos de cáncer (pulmón, colon y melanoma), así como la estrategia I+D+I 2020 y las oportunidades para la investigación en cáncer.

Se trata de una Jornada de gran interés científico planteada para debatir los retos del presente pero también del futuro cercano en la aplicación del tratamiento personalizado del cáncer en nuestro ámbito asistencial.

Programa e inscripción a la Jornada